La mala suerte se ceba por partida doble con La Tova-Asesoría Almudévar


Hay veces que todo sale según lo previsto. Otras, en cambio, la mala suerte se convierte en una invitada más en la mesa. Este podría ser el resumen de nuestros últimos dos días por las carreteras vascas, donde el esfuerzo de nuestros ciclistas no se han visto reflejados en las tablas de clasificación. Múltiples problemas mecánicas e indisposiciones de última hora se saldaron con un balance para olvidar previo a las vueltas por etapas del mes de septiembre.


En la cita de Elgoibar, celebrada el lunes, una avería mecánica de última hora impidió que Toby Perry tomara la salida, siendo este el primer contratiempo para La Tova-Asesoría Almudévar. Las riendas del equipo recayeron en un combativo Víctor Castellano, que luchó por la montaña en los primeros pasos por Azkarate y resistió el envite de los favoritos en el último de sus tres ascensos. Sin embargo, un inoportuno pinchazo antes del muro de San Pedro de Idotorbe dilapidó sus opciones.


Por su parte, Yeray Medina aguantó con los mejores hasta el último paso por Azkarate, lo que le valió para entrar en meta en uno de los grupos perseguidores. En cuanto a la prueba disputada en Gernika, el inicio de la carrera volvió a servir para ver la combatividad de Víctor Castellano, que no tuvo compañía en sus demarrajes y no consiguió entrar en la fuga del día. Ya en la parte final de la carrera, un nuevo pinchazo descolgó al catalán cuando robada con el grupo que se jugó el triunfo.