La Tova-Huesca La Magia brilla con luz propia en el Circuito Montañés


Increíble. Inenarrable. Incomparable. Se nos acaban los calificativos para los últimos cinco días vividos dentro de la estructura de La Tova-Huesca La Magia. Tras un inicio de temporada donde las penurias han sido nuestro compañero de viaje más habitual, los engranajes del equipo empiezan a funcionar a gran rendimiento y los resultados llegan por su propio peso. Un nivel que nos hizo vestir de amarillo en el Circuito Montañés y que, a unos cuantos kilómetros de allí, nos dios dos títulos regionales. Como guinda al pastel, estos resultados han aupado al equipo hasta el 10º puesto del Ranking sub23 de la RFEC.


La primera etapa del Circuito Montañés dejó patente las intenciones del equipo en esta carrera de cinco días: luchar por todo. Gracias a un movimiento formado en la parte final, Óscar Rota entró 4º en meta con ventaja sobre el pelotón, donde terminaron gran parte de sus compañeros tras el gran trabajo previo. Un día más tarde, en Logroño, La Tova-Huesca La Magia buscó de nuevo protagonismo y trató de maximizar las opciones de Diego Gonzalo en el campeonato regional, aunque se tuvo que conformar con la agridulce segunda plaza en su meta 'de casa'.


De nuevo en Cantabria, fue Samuel Painter quien rozó la gloria en Torrelavega tras ser uno de los tres más fuertes de la fuga formada desde lejos, pero nada pudo hacer ante el empuje de Syritsa (ECB) -ganador de cuatro etapas- con su sprint desde el pelotón. Precisamente al ciclista ruso fue a quien Óscar Rota arrebató el liderato en una inolvidable Cronoescalada a la Cuesta de La Atalaya, donde le aventajó en 1". Una renta que no fue suficiente de cara al cierre en Villasana de Mena, donde un enganchón en un momento clave impidió luchar por una general en la Ricard Fitó fue finalmente el 5º mejor sub23.

Los que sí volvieron a casa con nuevo maillot bajo el brazo fueron dos de nuestros aragoneses. En una crono pasado por agua en la localidad zaragozana de Mallén, el equipo volvió a enfundarse la cuatribarrada aragonesa. Fue en la modalidad de contrarreloj, en la que Quique Calahorra fue el mejor local sub23 y David Rubio se llevó el entorchado entre los élite. Un doblete perfecto para cerrar unos días que entran con letras de oro en la historia del Fernando Barceló Team.